Feeds:
Entradas
Comentarios

Ordenes Religiosas

LOS 10 MANDAMIENTOS

Oración del Monaguillo

Partes de un templo catolico

VAMOS A APRENDER UN POCO…

LA IGLESIA O TEMPLO CATÓLICO:
La iglesia es un lugar que está construido especialmente para que nos podamos reunir todos juntos como familia de Dios, para que todos juntos podamos demostrarle a Dios nuestro cariño, podamos hablar con él o celebrar.

Dentro de la iglesia encontramos los siguientes lugares:

EL PRESBITERIO:

Dentro de la iglesia existe un lugar más elevado que se llama presbiterio porque ese es el recinto de los presbíteros o sacerdotes que en nombre de Jesús proclaman la Palabra de Dios y nos dan el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En el presbiterio están el altar, el ambón, la sede y la credencia.


EL ALTAR:

Es una mesa rectangular, pero no una mesa cualquiera, ya que allí se colocan las ofrendas y se realiza la consagración. Es la mesa del banquete que representa a la persona de Jesús. Por eso el sacerdote la besa cuando comienza la misa y todos, cada vez que pasamos frente al altar, hacemos una reverencia inclinando la cabeza.


LA SEDE

Es la silla más grande que está en el presbiterio. En ella se sienta quien preside la celebración de la misa.


EL AMBÓN:

En el ambón se apoya el libro que contiene la Palabra de Dios, y desde allí se leen las lecturas bíblicas durante la misa. Se suele vestir el ambón con los colores del calendario litúrgico.


LA CREDENCIA:

Es una mesita pequeña en la cual se apoyan los elementos que se utilizan durante la misa.


EL SAGRARIO:

Es el lugar donde se encuentra el Cuerpo de Jesús. El término proviene de “sagrado”; es el lugar más santo de la iglesia, porque allí se encuentra Jesús, nuestro Dios.

Los sagrarios tienen diversas formas, pero podemos localizarlos fácilmente en los templos porque muy cerquita de ellos hay una luz roja, muy pequeña, que nos indica que ahí está Jesús.


FUENTE O PILA BAUTISMAL:

En la iglesia se destina un lugar, con forma de fuente, para realizar los bautismos. Allí se derrama el agua bautismal durante la celebración del sacramento.

LA CRUZ:

En todas las iglesias siempre hay una cruz en un lugar importante. Por la cruz Jesús nos trajo la salvación. La cruz une a todas las personas con Dios.

RETABLO:

Es una construcción que suele ser de madera, es para decorar y poder colocar allí las imágenes de los santos.

NAVE CENTRAL:

Es el lugar reservado a los fieles, con los bancos colocados de tal forma que todos puedan participar con la vista y el espíritu en las sagradas celebraciones, para que puedan acercarse con facilidad a recibir la comunión, y para que puedan adoptar las distintas posturas recomendadas para los diversos momentos de dichas celebraciones.

Queridos monaguillos: 
Vuestro compromiso en el altar no es sólo un deber, sino un gran honor, un auténtico servicio santo. Quisiera ofreceros algunas reflexiones a propósito de este servicio. La túnica del monaguillo es particular. Recuerda al vestido que lleva quien es acogido en Jesucristo en la comunidad. Me refiero al vestido bautismal cuyo significado profundo explica san Pablo: “Todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo” (Gál 3, 27).
Si bien a vosotros, queridos monaguillos, os queda ahora ya muy pequeño el vestido bautismal, os habéis revestido con el de los monaguillos. Sí, el bautismo es el punto de partida de vuestro “auténtico servicio litúrgico”, que os pone al lado de vuestros obispos, sacerdotes y diáconos (cf. Sacrosanctum Concilium, n. 29).
El monaguillo ocupa un puesto privilegiado en las celebraciones litúrgicas. Quien ayuda a misa, se presenta ante una comunidad. Experimenta de cerca que en todo acto litúrgico Jesucristo está presente y actúa. Jesús está presente cuando la comunidad se reúne para rezar o alabar a Dios. Jesús está presente en la Palabra de las sagradas Escrituras. Jesús está presente sobre todo en la Eucaristía, en los signos del pan y del vino. … Él actúa por medio del sacerdote que “in persona Christi” celebra la santa misa y administra los sacramentos.
De este modo, en la Liturgia sois mucho más que simples “ayudantes del párroco”. Sois sobre todo servidores de Jesucristo, del eterno Sumo Sacerdote. Así, vosotros, monaguillos, estáis llamados en particular a ser jóvenes amigos de Jesús. Profundizad y cultivad esta amistad con Jesús. Descubriréis que habéis encontrado en Jesús un auténtico amigo para toda la vida.
Con frecuencia el monaguillo lleva en su mano una vela. Recuerda a lo que dijo Jesús en el Discurso de la Montaña: “Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,14). Vuestro servicio no puede quedar limitado al interior de la Iglesia. Debe irradiarse en la vida de todos los días: en la escuela, en la familia y en los diferentes ámbitos de la sociedad. Pues quien quiere servir a Jesucristo dentro de la iglesia tiene que ser su testigo por doquier.
¡Queridos niños! Vuestros contemporáneos esperan la auténtica “luz del mundo (cf. Jn 1,9). No tengáis vuestro candelero sólo dentro de la iglesia, llevad la llama del Evangelio a todos los que están en las tinieblas y viven un momento difícil de su existencia.

JESUS! NUESTRO GRAN AMIGO!!!

JESÚS, es transparencia amor, verdad paz, vida ,confianza, justicia y, nuestro abogado.

Él sabe todo lo que nos sucede, y espera a que  nos comuniquemos y, le manifestemos nuestras preocupaciones.

JESÚS nos acepta tal cual como somos, con nuestras virtudes y defectos,  pedirle a él que nos ayude a realizar ese cambio deseado …esas debilidades que se nos presentan cada dia,  o  aquellas dudas, es muy bueno y de inteligencia entregarselas a él ..JESÚS recibe todas nuestras preocupaciones problemas y también alegrías.

Buscar a JESÚS en nuestro silencio e intimidad nos permite hablarle con verdad absoluta.

JESÚS, EN TI CONFIÓ!