Feeds:
Entradas
Comentarios

La palabra monaguillo quiere decir “pequeño monje” y se utiliza para referirse cariñosamente a un niño o niña que auxilia a los religiosos en la Santa Misa.

Sabías que…

1. La palabra monaguillo quiere decir “pequeño monje” y se utiliza para referirse cariñosamente a un niño o niña que auxilia a los religiosos en la Santa Misa.

2. Los monaguillos visten pequeñas sotanas o ropas similares a los hábitos religiosos por la dignidad e importancia de la ayuda que prestan.

3. Los monaguillos aprenden a ser puntuales, ordenados y muy cuidadosos de su apariencia y limpieza por servir a Cristo mismo en el Altar.

4. Cuando un pequeño es admitido en un grupo de monaguillos se le presenta ante la comunidad de su iglesia para que todos lo identifiquen y le brinden respeto y lo animen.

5. Todo monaguillo se vuelve muy hábil porque, si algo falta o anda mal, debe resolverlo con rapidez y casi siempre por sí mismo, pues cada uno tiene una encomienda específica.

6. A los monaguillos se les tiene total confianza porque son honestos, responsables y obedientes de los mandamientos de Dios.

7. Los monaguillos adquieren una alta autoestima, buen sentido del humor y del compañerismo por su trato con sacerdotes y obispos, y por sus dinámicas y juegos.

8. Cada iglesia tiene un grupo de monaguillos en el que te están esperando con mucha alegría ¿Qué esperas para informarte? ¡Anímate

Ventajas de ser monaguillo!!!

La palabra monaguillo quiere decir “pequeño monje” y se utiliza para referirse cariñosamente a un niño o niña que auxilia a los religiosos en la Santa Misa.

Sabías que…


1. La palabra monaguillo quiere decir “pequeño monje” y se utiliza para referirse cariñosamente a un niño o niña que auxilia a los religiosos en la Santa Misa.


2. Los monaguillos visten pequeñas sotanas o ropas similares a los hábitos religiosos por la dignidad e importancia de la ayuda que prestan.


3. Los monaguillos aprenden a ser puntuales, ordenados y muy cuidadosos de su apariencia y limpieza por servir a Cristo mismo en el Altar.


4. Cuando un pequeño es admitido en un grupo de monaguillos se le presenta ante la comunidad de su iglesia para que todos lo identifiquen y le brinden respeto y lo animen.


5. Todo monaguillo se vuelve muy hábil porque, si algo falta o anda mal, debe resolverlo con rapidez y casi siempre por sí mismo, pues cada uno tiene una encomienda específica.


6. A los monaguillos se les tiene total confianza porque son honestos, responsables y obedientes de los mandamientos de Dios.


7. Los monaguillos adquieren una alta autoestima, buen sentido del humor y del compañerismo por su trato con sacerdotes y obispos, y por sus dinámicas y juegos. 


8. Cada iglesia tiene un grupo de monaguillos en el que te están esperando con mucha alegría ¿Qué esperas para informarte? ¡Anímate!

Preparándonos para recibir el fuego nuevo y celebrar las fiestas de pascua, te comparto esta explicación del cirio pascual, y ve preparando el tuyo para participar en la Vigilia Pascua.
El significado más importante del Cirio de Pascua es recordarnos la victoria sobre la muerte de Nuestro Señor Jesucristo a través de la Resurrección. Además existen otros símbolos con relevantes significados para todos los cristianos:
1. La Cruz u otros símbolos litúrgicos en el Cirio Pascual
Cirio Pascual Cruz para Vigilia Pascual
La Cruz es tradicionalmente el símbolo de Jesús. En un Cirio de Pascua representa a Cristo y la luz eterna que nos da a todos nosotros, sirviéndonos de guía en las penumbras.

Otros símbolos litúrgicos que se utilizan hoy en día en los Cirios para Pascua son el cordero, Jesucristo resucitado, el Sagrado Corazón de Jesús, etc…
2. Clavos o granos de incienso en el Cirio Pascual
En algunos casos, se pueden usar clavos o granos de incienso en el centro y en cada uno de los extremos de los brazos de la Cruz. A través de estos elementos se representan las cinco llagas que Jesús sufrió durante su Crucifixión (las cuatro heridas de los clavos que lo sostenían a la Cruz y la herida de la lanza del soldado en el costado derecho).
3. Alfa y Omega en el Cirio Pascual
La letra griega alfa (ubicada en la parte superior del Cirio) y la letra omega (ubicada en la parte inferior del Cirio), son, respectivamente, primera letra y la última del alfabeto griego. En un Cirio Pascual representan que Cristo es el comienzo y el fin de todas las cosas.
También nos recuerda que la palabra de Dios es eterna (Apocalipsis 1:08: “Yo soy el Alfa y el Omega, dice el Señor, quien es, quien fue y quien ha de venir, el Todopoderoso”).
Además nos habla de que ahora y siempre Cristo está vivo en su Iglesia, y le da fuerza para afrontar una año más.
4. Año en curso en el Cirio Pascual
El año actual es colocado en el Cirio Pascual como símbolo de la presencia de Dios aquí y ahora. Puede ser situado en cada uno de los huecos de los brazos de la Cruz o en la parte inferior


​Los diez mandamientos del Acólito

1.- Es puntual en todos los actos: reuniones y celebraciones litúrgicas.

2.- Se presenta siempre aseado, tanto en la propia persona como en el vestido y en el calzado. Un acólito se lava las manos antes de la celebración, no se presenta al altar despeinado ni sucio.

3.- Es amable y cortés con todos.

4.- Guarda orden riguroso respecto a los objetos del culto.

5.- Observa silencio en el templo. Evita risas y bromas en lugares y momentos de silencio.

6.- Mantiene limpia su alba y la guarda ordenadamente.

7.- No descuida la oración diaria, la Misa Dominical, la Comunión frecuente y el sacramento de la Reconciliación.

8.- Hace bien su trabajo, con atención, concentración y devoción: no curiosea en el templo ni mira hacia los lados; es prudente y cuidadoso con los utensilios; no hace ruido innecesario con vinajeras u otros objetos y está siempre atento a lo que necesita el sacerdote que preside la Eucaristía.

9.- Estudia y conoce la liturgia de la iglesia: sus signos, ritos y significado. Y así se da cuenta de dónde y cuándo lo necesitan.

Domingo Laetare

El próximo domingo podrán usarse ornamentos rosas. 
En efecto, el color rosa en los ornamentos litúrgicos, es propio de los domingos de “Gaudete” (el tercer domingo de Adviento) y “Laetare” (el cuarto domingo de Cuaresma), que servían para recordar a los ayunadores y penitentes sobre la cercanía de la Navidad y la Pascua, y por tanto el cese de la penitencia.
El nombre de “Gaudete” viene de las palabras iniciales de la antigua antífona de entrada latina con la que se inicia ese día la Santa Misa. Significa “alegraos”. De ahí el empleo del color rosa, que es símbolo de alegría, aunque sea de una alegría efímera, propia sólo de ciertas ocasiones.
El nombre “Laetare” también viene de la antífona de entrada y significa “festejad” y expresa que ya queda poco para llegar al feliz tiempo de la Resurrección.
Se ha dicho que el origen de este color radica en que el IV Domingo de Cuaresma día el papa ungía con un bálsamo una rosa de oro y la bendecía, enviándola después a alguna monarca de la cristiandad

Obras de Misericordia

Las 7 Obras de Misericordia Espirituales
Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras de misericordia espirituales, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia. (Catecismo)
Enseñar al que no sabe

1. Enseñar al que no sabe.
Es importante que cooperemos con nuestros hermanos, pero es mas importante enseñarles a realizar por ellos mismos aquello que no saben. Por ello, enseñémosle a orar, a perdonar, a perdonarse, a compartir, etc.
Dar buen consejo al que lo necesita
2. Dar buen consejo al que lo necesita.
Para dar buen consejo es necesario que nosotros mismos hayamos sido aconsejados por un director espiritual, que nos ayude a orar a Dios Padre, para que nos envíe su Santo Espíritu y nos regale el don de consejo. Así, bajo la guía del Señor, tanto nuestras palabras como nuestro actuar, serán un constante aconsejar a los que lo necesitan.
Corregir al que yerra

3. Corregir al que se equivoca.
Muchas veces nos enojamos o reímos cuando vemos a algún hermano equivocarse, olvidándosenos que no somos perfectos e inevitablemente nos equivocaremos también. Pensemos, ¿nos gustaría que se rieran de nosotros?, definitivamente NO, así que, cuando alguien se equivoque corrijámoslo con amor fraternal para que no lo vuelva a hacer.
Perdonar al que nos ofende

4. Perdonar al que nos ofende.
¡Que difícil!, tanto que Jesús nos dice que debemos perdonar 70 veces 7, es decir, SIEMPRE. Además en el Padre Nuestro, nos pone la condición de PERDONAR NUESTROS OFENSAS, COMO NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN. Así que, a perdonar, perdonar, perdonar….
Consolar al triste

5. Consolar al triste.
Jesús nos ha dicho: “Dichosos los que lloran porque serán consolados”. El consuelo de Dios, por medio de su Espíritu Santo, nos consuela. Pero, además, Dios se vale de nosotros para consolar a los demás. No se trata de decir: no llore, sino de buscar en las Escrituras, las palabras que mejor se adecúen a la situación. En los salmos podremos encontrar esa palabra de consuelo que requerimos, por eso, es conveniente recitarlos y meditarlos constantemente.
Sufrir con paciencia los defectos del prójimo

6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo.
¡Que fácil es ver la paja en el ojo del prójimo y no vemos la viga en el nuestro!. Cuando seamos capaces de disimular los defectos de nuestro hermano, estaremos colaborando en la construcción del Reino del Señor. Tengamos paciencia con los ancianos, los niños, el vecino, el compañero de trabajo y ellos la tendran con nosotros, en nuestros defectos.
Rogar a Dios por vivos y difuntos

7. Rogar a Dios por los vivos y los difuntos.
Cuando escucho a mis hijos orar pidiendo a Diosito por nosotros, por sus hermanos, por sus compañeros de escuela y por sus abuelitos ya fallecidos, me siento agradecido de saber que muchos elevan una oración al Creador por mi y por mis familiares o amigos que se me adelantaron a la casa del Padre. Cada oración es una intercesión, y el Señor nos pide que oremos unos por otros para mantenernos firmes en la fe, así como El oró por Pedro para que una vez confirmado, le ayudara a sus hermanos.
7 Obras de Misericordia Corporales
Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos (cf Mt 25, 31-46). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres (cf Tb 4,5-11; Si 17, 22) es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna: es también una práctica de justicia que agrada a Dios (cf Mt 6, 2-4) . (Catecismo)
visitar a los enfermos

1. Visitar a los enfermos.
Nuestros hospitales estan llenos de enfermos olvidados por sus familiares, o bien, personas que por la lejanía con el centro hospitalario, no reciben visita alguna. Es bueno dar dinero para los necesitados, pero que bueno es darnos nosotros mismos. Compartamos de nuestro tiempo con ellos y llevémosles una palabra de aliento, un rato de compañía a esos cristos en su monte de los olivos.
Dar de comer al hambriento

2. Dar de comer al hambriento.
Jesús nos ordena compartir con el necesitado cuando nos dice, “El que tenga dos capas déle una al que no tiene, y el que tenga alimento, comparta con el que no”(San Lucas, 3-11). Al compartir nuestro alimento, no solo les llenamos el estómago a nuestros hermanos necesitados, sino que les mostramos el amor de Dios que no los deja desfallecer.
Dar de beber al sediento

3. Dar de beber al sediento.
Con cuantas ganas nos bebemos un vaso de agua fresca luego de recorrer un largo trecho para calmar nuestra sed. ¿Cuántas veces pensamos en nuestros hermanos que no tienen un lugar donde beberlo?. Pensemos en aquellos que se enferman porque deben calmar su sed con agua contaminada, aquellos que mueren de sed porque otros la desperdician, incluso Jesús, en su trance de muerte, sintió sed y lo exclamó con tanta vehemencia, que un soldado romano le acercó una esponja con hiel y vinagre para que la calmara. ¿Sómos nosotros peores que ese soldado romano como para negar agua al sediento?.
Dar posada al peregrino

4. Dar posada al peregrino.
Existen muchos inmigrantes que esperan nuestra ayuda para poder vivir dignamente junto a su familia, ayuda que debe hacerse presente en toda forma y a todo momento. Recordemos que esos hermanos desposeídos son Sagrarios del Espíritu Santo que merecen al menos una Tienda de Encuentro con el amor Divino.
Vestir al desnudo

5. Vestir al desnudo.
A menudo nos encontramos con hermanos que estan vestidos con harapos o bien se encuentran desnudos, viéndose disminuída su dignidad de hijos de Dios. Ayudémosles a recobrarla brindándoles una vestidura limpia y respetable, que les permita reencontrar al Señor en la bondad de los demás.
Visitar a los encarcelados

6. Visitar a los encarcelados.
Cada mañana nos levantamos y corremos a los centros de estudio o trabajo, y posiblemente pasemos frente a un centro de reclusión en el que muchos de nuestros hermanos sufren la soledad y la indiferencia. Nuestra Santa Madre Iglesia nos llama a llevarles, no solo cosas materiales, sino el cariño de toda la comunidad a cada uno de ellos, para que se sientan parte del rebaño del Único Pastor.
Enterrar a los muertos

7. Enterrar a los muertos.
Sepultarlos no significa olvidarlos, por el contrario, esta obra de misericordia corporal nos lleva a la obra de misericordia espiritual que nos invita a rezar por los vivos y los muertos. Al enterrarlos no debemos olvidar que es nuestro deber mantener sus sepulturas en buen estado, pues en ellas se contienen los restos mortales de aquellos que fueron Templo del Espíritu Santo.